Turismo micológico en Tierra de Pinares

Los hongos o setas como también se les llama son sabrosos y por tanto apreciados en la gastronomía. Además se le conocen importantes valores nutricionales debido a su alto contenido de proteínas vegetales, oligoelementos y sales minerales. Se recomienda su consumo en caso de anemia y se le atribuyen propiedades de estimulación de la actividad cerebral.

Las setas crecen en lugares de poca luz y abundante humedad por lo que son estas las condiciones que deben buscarse cuando se quiere salir al campo a conocer las variedades y recoger algunas para la cena. Si no es un experto en el conocimiento de ellas,  lo recomendable es que se anote en una ruta micológica, donde en un paseo en grupo y de la mano de un experto podrá aprender sobre cada una de las variedades que encuentre en el camino. Tenga en cuenta que algunos tipos pueden ser venenosos o alucinógenos.

Al sur de Valladolid y al norte de Segovia se encuentra la tierra de Pinares, una zona con abundante patrimonio histórico, artístico y medioambiental, pero también donde la naturaleza es la protagonista, y que destaca no solamente por sus cultivos de cereal y girasol, sino por sus vinos y por ser territorio de excelencia para la micología.

En Torozos, Mayorga y Pinares de Valladolid,  ubicadas en el centro de la meseta castellana y donde predominan las montañas de suaves pendientes, son áreas especialmente agradables para realizar un recorrido de búsqueda y recolección de setas, ya que a lo favorable de su relieve, se suma el hermoso paisaje que le aporta el pino albar a sus pinares. En este paseo podrán encontrarse níscalos, también llamados robellones o mizcles  y boletus  tan apreciados en la mesa por su agradable sabor un poco dulzón.

En la provincia de Segovia es posible encontrar diversos hábitats naturales, pinares, robledales, pastizales, bosques de ribera, encinares, etc. por lo que es una provincia donde la variedad de especies de setas que pueden conseguirse en un recorrido micológico, es impresionante. Las hoces del Duratón, La Sierra de Guadarrama y la Sierra de Ayllón son muestra de ello, siendo posible encontrar especies tanto en el otoño como en la primavera.

El Boletus edulis, la seta de cardo, la lactarius deliciosus y la  amanitas cesarías, con su color anaranjado, son de las que se conseguirán en el otoño, en tanto que la Colmenillas, perrechicos, marzuelos, Boletus pinicola son las variedades de la primavera.

Seleccione el  lugar donde realizará su ruta micológica y conozca las especies, recójalas y llévelas a casa,  o si lo prefiere disfrútelas en alguno de los restaurantes de Tierra de Pinares y acompáñelas con un buen vino de la región.

Unos consejos adicionales a tomar en cuenta son los siguientes:

  1. Lleve siempre una cesta de mimbre, así al recogerlas las esporas volverán a caer a la tierra por lo que al año siguiente estarán de nuevo esperándonos los hongos, que ya habrán completado su ciclo reproductivo y
  2. Cuando las corte hágalo con una navaja afilada y lo más al ras del suelo que le sea posible.

Vaya en familia o anímese a organizar un grupo como lo  hicieron los de la empresa de poceros y pase un día en medio de la naturaleza de la tierra de pinares y recolectando parte de su cena.