Tres pueblos que definitivamente debes visitar si vas a Tierra de Pinares

Dado que la Comarca de Tierra de Pinares es una de las más amplias y visitadas del territorio nacional, es necesario establecer que dicha región está constituida por una serie de pueblos que forman los linderos turísticos de este espacio terrestre, y que cada uno de estos pueblos poseen su muy preciada historia, manifestada bien sea por su hermosa naturaleza, por la gente que los representa, sus muy extraordinarios monumentos o su gastronomía, pero la individualidad de sus pueblos es un condimento que a pesar de ser apreciado por la mayoría de los extranjeros que visitan la región, es la unión de los mismos la que hace que la Comarca denominada Tierra de Pinares sea ampliamente conocida dentro y fuera del Estado español. En base a esta pequeña sinopsis, tenemos el agrado de presentar estos pueblos que positivamente harán de tus viajes una experiencia placentera.

Cuéllar, conocido localmente además con el nombre de La Villa de Cuéllar, ampliamente reconocido en su historia por ser un pueblo altamente religioso, la diversidad de sus monumentos de carácter religioso producen actualmente el crecimiento de su esplendor, el cual había estado decreciendo debido a la descomposición de los mismos, pero  que  actualmente van siendo restaurados paulatinamente. Una amplia llanura rodea el pueblo la cual conecta sus hermosos campos con el río de Cega y muy cerca del Arrollo Cerquilla, extendiéndose a lo largo y ancho de la provincia de Valladolid y sus páramos.

Sus murallas, sus castillos, sus iglesias y su arte, hacen de Cuéllar uno de los parajes turísticos más frecuentados.

Aguilafuente, uno de los pueblos más rebosados de historia, ya que Aguilafuente puede gozar en soberbia por presumir haber sido el primer pueblo que estableció o que sirvió como cuna para el libro número uno que fue impreso en la nación Española.

El territorio a diferencia de Cuéllar, está cubierto a lo largo y ancho del mismo por pinos resineros, árbol del cual se extrae la resina, que es una de las principales industrias que producen la economía en la región. Comparte el río Cega con el pueblo de Cuéllar y de igual forma se puede apreciar de su arrollo, conocido como Malucas. Las artesanías son un punto muy fuerte en dicha región pues los locales se enorgullecen de dotar a los turistas con prendas de vestir, monteras, faltriqueras o delantales de los trajes que forman parte de la tradición del pueblo

Cantalejo, conocida como la Ciudad Encrucijada, se podría decir que cubre una de las regiones más relevantes de toda la comarca, pues sus habitantes siempre han estado dotados a lo largo de la historia, de un sentido de servicio y laboralidad, lo cual convierte a la localidad en una de las más productivas de todo el territorio de la comarca. Dado es el caso de su reconocimiento en materia económica que en 1926 el rey Alfonso XIII tuvo el privilegio de concederle el título de ciudad.