Covaleda, en la Tierra de Pinares

La Tierra de Pinares es una comarca capaz de reunir la más pura esencia de Castilla y León. El norte de la provincia de Segovia, el sur de la provincia de Valladolid y el este de la provincia de Ávila se ensamblan en esta zona, capaz de unir lazos de los castellanos por encima de fronteras y barreras.

Son muchos los municipios que integran esta comarca, cada uno con una personalidad propia y con unos encantos y patrimonios extraordinarios. Las cuidadísimas y coquetas calles de Olmedo, la Ermita moderna de Sacedón, el fastuoso Castillo de Coca, el castillo del siglo XV –catalogado como Bien de Interés Cultural- y los mantecados de Portillo o los humedales de El Espadañal son algunos ejemplos de la riqueza de esta zona.

Uno de los motores económicos y turísticos de la Tierra de Pinares reside en el municipio de Covaleda, el de mayor superficie y el de mayor densidad de población de la comarca. Dentro de la provincia de Soria, Covaleda se sitúa entre las colinas, montes y montañas de la Sierra de Resomo y la Sierra de Urbión.

En Covaleda encontramos un interesantísimo patrimonio. Por ejemplo, el Puente de Soria, allí situado y de estilo gótico, fue declarado Bien de Interés Cultural en el apartado de Monumentos a principios de este siglo, algo que también le sucedió al Puente de Santo Domingo. En el corazón de la localidad podemos contemplar construcciones arquitectónicas impresionantes, como la Iglesia Gótico-tardía de San Quirico y Santa Julita; levantada en el siglo XVII, aún conserva el arco conopial del siglo XV que perteneció a otra iglesia construida antes que esta.

La ermita de la Virgen del Campo es otra de las joyas de Covaleda. Fue construida entre los siglos XVII y XVIII y adquirida por los covaledenses tras una compra a los monjes Benitos de Oña.