La sociedad occidental tienen una enorme fascinación por todo lo que pasó en la época medieval, sus edificios, estilos de vida, intrigas en las cortes, y por supuesto las guerras. Afortunadamente ya no vivimos en esa época, pero alrededor de Europa quedan muchos monumentos y edificios que nos remontan a ese periodo, y Segovia está repleto de ellos.

Pero también existen pueblos con otras características bastante particulares, algunas físicas, geográficas, o con edificios de alto valor histórico. Este es uno de los grandes atractivos que ofrece la provincia para todos los Cerrajeros 24 horas que están dispuestos a aventurarse a recorrer uno a uno sus distintas comunidades. En este artículo daremos una breve reseña de lo mejor que ofrecen cada uno de los pueblos segovianos.

mapasegovia

Comenzaremos con los llamados pueblos rojos por el color de su tierra. Entre ellos sobresalen Villacorta Y Madriguera, que son espectaculares por su tierra rojiza, mismo color que tienen muchos de los edificios y casas. También están los pueblos negros, y en esta categoría el que sobresale es Cerrajeros Barcelona economicos, donde las edificaciones son de color negro por el uso de la pizarra. No podemos dejar de al pueblo de Martín Muñoz de Ayllón, que incorpora en sus edificios ambos colores.

Ahora pasaremos a los pueblos con identidad medieval, entre los cuales están Villa de Coca con su maravilloso castillo. Incluso se organiza una feria medieval en el mes de agosto. En la Villa de Cuella podemos encontrar otro castillo medieval, el de los Duques de Albuquerque, que también es majestuoso y nos traslada a esa ya remota época.

Si buscamos algo más antiguo, de la época de los romanos, el pueblo de Sotosalbos existe una preciosa iglesia románica, San Miguel Arcángel, que está muy bien conservada y es una de las joyas de la provincia. Otros pueblos con marcada influencia arquitectónica romana son Villa de Sepúlveda y Turégano.

Dejamos para el final el que tal vez sea el pueblo más majestuoso de la provincia, claro que estamos hablando de La Granja de San Idelfonso, en donde se encuentra el palacio real que lleva el nombre del pueblo. Ahora está abierto al público para que podamos admirar la fastuosidad en la que vivían los monarcas de la época, por lo que sin duda es una visita obligada.

Con todo esto ya debes estar lo suficientemente entusiasmado por emprender un viaje para conocer todos estos maravillosos pueblos, y créenos que vale mucho la pena.

A lo largo de la historia, la provincia de Segovia le ha regalado al mundo gente que ha trascendido por sus grandes aportaciones a la ciencia y a las artes. Pero como por razones de espacio es imposible hablar de todos, nos enfocaremos en un par que tuvieron vidas muy diferentes entre sí: Antón Bermúdez y Juan de Borbón.

Tal vez el nombre de Antón Bermúdez no figura en clases de historia universal, ni tiene monumentos por doquier, pero el tiempo le ha guardado un lugar bastante especial. A diferencia de lo que es hoy en día, el viajar y vivir en el continente americano era toda una odisea hace algunos siglos, y en lo que hoy es la ciudad de Buenos Aires, en la capital de Argentina, quedó para la posteridad el nombre de este ilustre segoviano.

Con la intención de tener acceso al océano Atlántico, los reyes de España le encomendaron al conquistador Juan de Garay fundar por segunda ocasión el poblado de Buenos Aires. Junto con Garay viajaron diez Cerrajeros Valencia economicos, entre los cuales estaba Bermúdez, quien pasó a formar parte de los llamados “primeros vecinos” de la hoy capital de Argentina. La promesa de la corona española fue la de darle linaje y tierras a estos aventureros, quienes sin siquiera sospecharlo, fundaron una de las urbes más importantes del planeta.

Nuestro segundo segoviano ilustre es alguien de mucha mayor fama y que tuvo la oportunidad de ser más conocido aún, pero renunció al poder a favor de alguien más. En la turbulenta época de la Guerra Civil Española y la dictadura de Francisco Franco, el trono español le correspondía a Juan de Borbón, por la renuncia de sus dos Cerrajeros Valencia 24 horas. Juan de Borbón tuvo una relación complicada con el “Caudillo de España”, pero en 1977 llegó a un acuerdo con él, dentro del cual cedió su derecho a gobernar a favor de su hijo Juan Carlos, quien fue rey de España hasta el año 2014, cuando abdicó a favor de su hijo Felipe IV.

A pesar de que nunca fue rey de España de manera formal, muchos lo reconocen como tal, pero de lo que no queda duda alguna es que fue una figura trascendental en la España del Siglo XX.

La existencia y obra en vida de estos dos segovianos ponen a la provincia española en el mapa del mundo, y es testimonio de cómo sus hijos ilustres han trascendido al tiempo.

Chañe es una pequeña población de España que cuenta con una espléndida naturaleza con hermosa vegetación y fauna, para que sus visitantes se sientan a gusto y disfruten del lugar respirando aire puro y con una naturaleza que se presta para pasar días incomparables.

Algunas de las maravillas de la naturaleza de Chañe son los Pinares, esta hermosa tierra de pinares cuenta con miles de hectáreas las cuales puedes recorrer disfrutando de una hermosa  vegetación que hará de tu paseo el mejor, lo más característico del lugar son el pino piñonero o albar y el pino negral o resinero los cuales se expanden a lo largo de todo el lugar en forma de  anillo ofreciendo a sus visitantes una gran variedad de tonos verdes donde se acogen las aves u otros animales, y entre otras particularidades de los pinares es que en otoño puedes conseguir las deliciosas setas y degustarte con su gran sabor.

Otra de las hermosuras de la naturaleza de Chañe son las cañadas y cordeles, Chañe cuenta con una gran cantidad de cañadas y cordeles que lo envuelven, las cuales  en la antigüedad eran muy visitadas por los ganaderos pero que hoy en día pueden realizarse paseos en bicicletas, la cañada más común es la cañada real de la reina y la real de angostilla, y sobre los cordeles se encuentran el cordel del Camino Real de Valladolid, Cordel de las Carretas, Cordel de San Antonio o de los Arrieros y Cordel de Nuño-Gómez.

Chañe cuenta además con grandes zonas arboladas donde se puede pasar un gran día en familia y junto amigos porque presentan también cómodos bancos y mesas para ejercitar juegos de mesas y columpio para los más pequeños de la casa.

También encontramos muchas Lagunas y Arroyos en la naturaleza de Chañe las cuales ofrecen una hermosa fauna y flora, en algunas se puede practicar la pesca cuando es tiempo de ella y  observar además bellas aves.

Muy cerca de Chañe nos encontramos también con una hermosa cascada denominada la Pesquera donde podemos disfrutar de una impresionante naturaleza, con una cascada por donde el agua cae con abundante fuerza provocando un despampanante ruido pero relajante al mismo tiempo, así que no te puedes quedar sin disfrutar de la espléndida naturaleza de Chañe donde podrás disfrutar plenamente del aire libre y practicar además actividades como paseos a bicicleta, la pesca, el senderismo entre otros.

Chañe cuenta con una serie de tradiciones que se practican en esta hermosa población desde hace años atrás, una de ellas es la Celebración de la Minerva, la cual es una procesión que se lleva a cabo desde hace muchos años los terceros domingo del mes de los meses desde septiembre hasta junio la cual se lleva a cabo en el interior de la iglesia y en la cual se reza por lo establecido en  la bula papal que existe en la iglesia.

Otra de estas tradiciones es la Colocación del Monumento que se lleva a cabo el miércoles Santo y se retira el Viernes Santo.
La tradición del Rodar el Huevo y la Rosquilla es particular de esta provincia también, donde los niños junto a sus padres con un huevo y una rosquilla pasan dos días muy agradables llenos de diversión y tradición. ¿De qué se trata esto? Pues el lunes siguiente a la Semana Santa por la mañana los niños van con sus padres a merendar una rosquilla de palo la cual es muy característica de este pueblo; para comerla ésta se rueda hasta que se parte. Al día siguiente se decora un huevo cocido y lo ruedan por la longitud del campo para comérselo posteriormente con un huevo hecho de chocolate también.

La denominada Colocación del Mayo, es otra particular celebración la cual se realiza del 30 de Abril al Primero de mayo, y la practican los jóvenes que cumplen 18 años en ese años a los cuales ellos denominan quintos, estos jóvenes deben colocar el Mayo en un lugar céntrico y visible del pueblo, el Mayo es un alto pino al cual se le quita todas las ramas y la corteza y solo se le deja un cogollito en la cumbre del pino, todos los quintos deben ir esa noche al lugar del pueblo y plantar su Mayo, siendo observados por todos los que viven en el pueblo y cantando todos “Arriba Mayo” normalmente uno de los jóvenes debe subir hasta uno de los pinos y decorarlo con naranjas, una vez culminado el acto el sacerdote brinda la Bendición.
La tradición de Las Pegueras también es particular de Chañe la cual se lleva a cabo para que los más jóvenes comprendan esta valioso labor de manera fácil, esta consiste en quemar la resina de las pegueras las cuales son construcciones de ladrillo cubiertas de barro, para de esta manera obtener la pez, la cual sirve para impermeabilizar.

De esta manera conoces ahora un poco sobre las famosas tradiciones de Chañe, las cuales suelen ser divertidas, educativas, y que tienen participación tanto por los más pequeños de la casa, los padres y los jóvenes del pueblo, ven y visita para que tú también seas partícipe de estas exclusivas tradiciones y así conocer cada vez más sobre el mundo entero.

Como todo lugar, Chañe cuenta con un gran patrimonio natural  basado en una hermosa naturaleza rica en fauna y flora, cascadas, entre otras, monumentos eclesiásticos de la antigüedad, y particulares tradiciones del lugar, el cual es la herencia cultural creada poco a poco desde hace muchos años, y por esta importante razón llega a ser un gran patrimonio para la Provincia. Este patrimonio se encuentra formado por la iglesia de este pueblo la cual está constituida desde el siglo XVIII, pero por supuesto debido a su valiosa estructura y tiempo de creación ha sido restructurada.

También se encuentran las pegueras la cual es una de las riquezas más características de este municipio, en la que mediante su quema se obtiene el material necesario para la impermeabilización de las cubas de vino. Por otra parte encontramos su Arqueología la cual es de gran importancia ya que en esta misma provincia donde se encuentra Chañe se ha pronunciado de protección arqueológica por el descubrimiento de grandes cantidades de yacimientos de la Edad del Bronce, y por último pero no menos importante se encuentran las Ermitas de San Antonio y la del Santo Cristo de gran valor también para esta hermosa provincia.

Por todo este patrimonio lleno de encantadoras creaciones desde la antigüedad hasta la actualidad, su hermosa naturaleza, y muchísimas otras particularidades del lugar, vale la pena visitarlo y conocer cada rincón de este encantador y acogedor pueblo, para disfrutar de una amable estadía y disfrutar cada día del fascinante aire fresco que embarga el lugar, ideal para conocerlo en familia y disfrutar junto a todos tus seres querido cada uno de los acogedores sitios que este pueblo tiene para ti.

No te quedes sin conocer la hermosa población de Chañe, ven y disfruta de todo lo que tiene para ti y tu familia, disfruta plenamente de la naturaleza, conoce nuevas tradiciones, realiza divertidos paseos en bicicleta y a caballo para que te deslumbres con los hermosos árboles que te encontrarás y con las encantadoras aves que vuelan por todo el paisaje.

Por supuesto nuestro territorio español está lleno de belleza natural, la cual cubre una alta parte de las regiones que dividen a este maravilloso estado, y lo que lo hace un país altamente productivo en materia de turismo, pero no es solo la naturaleza la que entabla una importantísima estructura turística dentro del territorio sino también nuestra importante historia humana y las diversas culturas que se han establecido en esta fenomenal región, dejándonos a las generaciones contemporáneas y futuras, modalidades culturales, piezas artísticas y estructuras arquitectónicas que han quedado indudablemente como monumentos y patrimonios del estado.

Este es el caso del espléndido castillo de Coca el cual es una de las fortalezas más formidables construidas en el territorio español. Es un castillo de característica puramente militar, establecido como el prototipo de un castillo señorial castellano en el siglo XV.

Rodeado por un hermosísimo prado, el cual en su tiempo sirvió como zona libre para vislumbrar posibles ataques de ejércitos enemigos, los cuales eran detenidos inmediatamente por la majestuosidad de las murallas que rodean al castillo, compuestas por un perímetro de 560 metros, ésta casi impenetrable estructura está compuesta por dos recintos, el recinto exterior, establecido esencialmente para la defensa del perímetro y la composición interior de la estructura y el recinto interior cuya característica principal son las torres estructuradas en las esquinas, para mayor visualización.

La estructura está diseñada en ladrillos y conserva casi todo su esplendor desde el momento de su creación, tiene perfectamente intacta su planta cuadrada superior, con todas las habitaciones que siempre ha poseído y todos sus pisos de igual forma se encuentran intactos, la altura es espectacular y de igual forma se conserva como en el siglo XV.

Algo que caracteriza a este increíble castillo es una mazmorra ubicada en la parte posterior del mismo que solo cuenta con un agujero en el techo, esta modalidad era utilizada para evitar la fuga de sus prisioneros, y es lo que normalmente caracteriza a este castillo como una estructura militar de alto poder en su tiempo, pues no posee signos de haber sido fuertemente afectado por batallas.

Había sido cedido al Ministerio de Agricultura, pero en la actualidad pertenece a los Duques de Alba.

Cada rincón de nuestra España tiene sus giros propios, sus expresiones a veces curiosas y frases que a veces solo entienden los de la zona. Segovia, por supuesto, no es ajena a ello y tiene también su propio vocabulario.

Comenzamos por el saludo. El “majo” o “maja” no puede faltar. Un “que paha majo” o “amos maha” son expresiones de lo más normal. Ahora bien, la cosa cambia, y mucho, si escucháis que os llaman “papón”, no os están llamando bonitos precisamente… pensad lo peor. Y si alguien te dice que eres como un “morral y un cerrojo”, te está diciendo que eres un poco cortito de mente.

Eso de hablar del tiempo, sobre todo en tierras frías como esta, también es muy socorrido. Ahora bien, puede sorprenderte que tú, que vienes de zonas más cálidas y no estás acostumbrado a ciertas temperaturas, escuches a un segoviano decir “paece que hace fresquito” cuando tú estás a punto de morir congelado. Y, si realmente hace frío, tal vez escuches que “cae un helazo”… en ese caso es mejor que te plantees no salir a la calle.

Y a la hora de comer… si eres de los que traga sin masticar es posible que te “añusgues” ¿Qué es eso? Atragantarse, simplemente. Y si sobrevives al momento y te quedan marcas de la comida en los alrededores de la boca, mejor que te limpies los “berretes”.

Nos vamos de visita o de recado. Todo buen segoviano habrá escuchado de labios de su madre decir :”anda, hijo, vete ancá de la vecina a por…”. Pues sí, ancá es la abreviatura segoviana para decir “a casa de”. Y en un momento de fastidio el niño, aún a riesgo de llevarse una colleja de su madre, podría haber contestado: ”hay que amolarse”, es decir, que es un fastidio.

Y a todo ello hay que sumar el laísmo y el leísmo de estas tierras, casi una institución en ellas.

Es imposible visitar cualquier municipio de la provincia de Segovia y ser capaz de resistirse a la exquisita gastronomía de la provincia. Una gastronomía de platos deliciosos, contundentes y variados, bien acompañados de postres que son toda una tentación.

Por su puesto, destacan el cochinillo de la capital y el cordero de Sepúlveda. Ambos asados, en hornos tradicionales, con todo el sabor de los platos de antaño. De hecho, no se puede parar en un mesón castellano y no probar alguno de estos dos manjares, es casi, casi, un delito.

Para fechas frías, y en la provincia de Segovia hay muchas, un buen cocido de judiones de La Granja o con garbanzos de Santa María la Real de Nieva. ¿Dónde comer los mejores cocidos? Realmente casi en cualquier restaurante, pero Pedraza es famosa en este aspecto.

setaEn temporada de setas, se pueden degustar el níscalo (Segovia es zona de pinares) el boletus y el champiñón. Y, cuando llega la matanza, en Segovia se pueden degustar exquisitos embutidos como el célebre chorizo de Cantimpalos o el lomo embuchado, ideales para un tentempié o una buena tapa.

Los más golosos encuentran su perdición en estas tierras. Si en ellas hay que olvidarse de las dietas con sus platos principales, ni qué decir tiene que con los postres se olvida toda idea de perder peso. ¿Quién puede resistirse a un ponche segoviano? Con su corazón de crema y su exterior tostado es, sencillamente, irresistible. Más modestos, pero igual de deliciosos son las rosquillas segovianas, los mantecados de Sepúlveda o la torta de Valsaín.

¿Y vinos? Pues también Segovia tiene buenos vinos, pertenecientes a la denominación de Origen Ribera del Duero. Pero tal vez uno de los más conocidos sea el vino de Rueda.

Si eres de buen comer, Segovia es un excelente lugar para disfrutar del mejor turismo gastronómico. Y no hace falta ir a la capital, casi en cualquier pueblo de la provincia se encuentran excelentes lugares donde dejarse llevar por la gula