Casla en la Villa y Tierra de Sepúlveda

Igual que la hermosa ciudad de Segovia se encuentra cercada por los serenos y plácidos ríos Eresma y Clamores, la Villa y Tierra de Sepúlveda es una comarca ubicada entre dos ríos, en este caso, el Duratón y el Caslilla, que ofrecen paisajes muy bellos a lo largo de su recorrido por la provincia segoviana.

En la Comunidad de Villa y Tierra de Sepúlveda se sitúa el municipio de Casla, uno de los más antiguos de esta comarca. Es en el piedemonte de la Sierra de Somosierra donde Casla desarrolla su extensión geográfica; Somosierra es uno de los puntos que comunica las provincias de Segovia y Madrid, quedando además muy próxima a otras sierras del Sistema Central, como Guadarrama o Ayllón.

Los paisajes de Casla y de la Villa y Tierra de Sepúlveda pueden llegar a ser muy atractivos para propios y extraños. Sus escenarios propician actividades como el senderismo; en la comarca es posible pasar en un instante de un llano a un cerro vertiginoso, pasando antes por un afluente del Duero como el Duratón o por el surco del Caslilla, que como el Guadiana tiende a secarse durante algunas épocas del año.

La comarca, con capital en la localidad de Sepúlveda, cuenta con un total de 39 municipios, aunque algunos de ellos albergan a otras poblaciones y pedanías (este es el caso, por ejemplo, de Santo Tomé del Puerto, que comprende los términos de Siguero, Sigueruelo, Villarejo, La Rades del Puerto y Rosuero).

La Historia cuenta cómo en la Edad Media la Comunidad de la Villa y Tierra de Sepúlveda se dividió en ocho ochavos, es decir, ocho zonas geográficas regidas cada una por un procurador de Tierra. Casla se incluyó en el ochavo de Prádena, junto a pueblos como Tanarro, Santa María del Cerro, Sigueruelo, Prádena, Condado de Castilnovo, Castroserna de Abajo, Castroserna de Arriba, Ventosilla y Tejadilla, Perorrubio y Valleruela de Sepúlveda.