Pasa muy seguido que cuando escuchamos hablar de un país siempre pensamos en los sitios más populares y conocidos. En el caso de España, los reflectores se los llevan lugares como Madrid, Barcelona, o incluso playas como Ibiza.

Pero desde luego existen otros lugares que engloban un cúmulo impresionante de cultura, historia y arquitectura que dejarán sorprendido a cualquiera. Uno de esos lugares es la provincia de Segovia, la cual está ubicada en el centro de España, muy cerca de Madrid, la capital del país.

Segovia forma parte de la comunidad autónoma de Castilla y León, y sin duda es una de sus máximas joyas. En cuanto a extensión territorial, es una de las más pequeñas, pero cuenta con grandes atractivos turísticos, como lo son el longevo Acueducto de Segovia, el espectacular Palacio Real de La Granja de San Ildefonso, la majestuosa Catedral de Santa María de Segovia, el imponente Alcázar de Segovia, y el antiquísimo monasterio de Santa María la Real, entre muchos otros lugares que han alcanzado la categoría de bienes de interés cultural.

Otro gran atractivo de la provincia de Segovia es su gastronomía, la cual se beneficia mucho de la actividad ganadera que se lleva a cabo en la provincia. Fruto de ella es el platillo que distingue a la región: el cochinillo de Segovia, el cual es resultado de una minuciosa labor por parte de los ganaderos locales, quienes siguen un proceso casi artesanal para criar a los lechones que son utilizados para cocinar el delicioso platillo.

chorizos de CantimpalosSi hablamos de la comida nativa de Segovia, tampoco podemos dejar de mencionar los tradicionales chorizos de Cantimpalos, los cuales ya son parte de la identidad misma de la región, al grado de contar con una feria para promocionarlo, la cual se celebra a finales de abril.

Una particularidad de Segovia es que es una provincia muy poco poblada, pero lo cual invita al viajero a conocer sus múltiples pueblos, cada uno con sus tradiciones y encantos en particular, convirtiendo así a la provincia en un atractivo para quienes buscan un poco de aventura por carretera.

La ubicación privilegiada de Segovia nos ofrece la posibilidad de conocerla si estamos por el rumbo de Madrid, por lo que consideramos que no existe pretexto alguno para no llegar y empaparse de la vida y costumbres de este maravilloso sitio, el cual está creciendo y tomando una relevancia cada vez mayor en el mapa turístico de España.

Debido a que las comunidades que conforman una comarca están marcadas por una larga tradición y una extensa historia, dichas tierras albergan cuentos antiguos y fábulas que no se encuentran alejadas de la realidad, ya que según la historia que sigue dichas regiones, estas tierras fueron gran parte establecidas gracias a las grandes conquistas que propiciaron los romanos a los pueblos y tribus que en ellas se encontraban.

En Tierra de Pinares la larga tradición comercial que se obtiene con la producción de lana es uno de esos tesoros históricos que se encuentran imperceptibles a los ojos del espectador y es debido a que se trata de una actividad muy común, asentada en todo el continente, pero que a su vez ha traído más de 200 años de fortunas en comercio.

¿Por qué consideramos Tierra de Pinares un paraíso turístico?

Además de su amplia historia, la cual puede ser apreciada gracias a sus monumentos e importantes iglesias de la época romana y su maravilloso clima de montaña, no es todo lo que este territorio tiene para ofrecernos, pues posee maravillosas lagunas, como lugares de esparcimiento, una de las más famosas de la región e increíble lugar turístico es la Laguna Negra, la cual es visitada en todas las épocas del año, siendo la primavera y el invierno las temporadas de más visitas en la región, ya que en esta última es incluso hasta posible dar una caminata sobre el lago totalmente congelado y sin duda alguna es visto como un paisaje de película.

Y por si fuera poco, en esta Comarca se pueden dar paseos con un extraordinario clima de montaña pudiendo también alojarse en los increíbles hostales que se encuentran en este paraje y es un increíble lugar de relajación rural, para esos viajeros cansados de la cotidianidad urbana. En esta Comarca se puede disfrutar de muchos atractivos turísticos, y aunque la Laguna Negra es el más emblemático existen muchas otras cosas que pueden disfrutarse.

En esta hermosa Comarca llamada Tierra de Pinares se encuentran no solamente parajes de calidad natural, los cuales son sin duda alguna una de las principales razones por las cuales los turistas tanto españoles como extranjeros se dedican a visitar esta Comarca, sino que también existen construcciones históricas que dan un aire impetuoso a esta Comarca y que deberían ser de obligatoria visita para los turistas que se dirijan a visitar Tierra de Pinares y todos sus municipios. En base a criterios diversos hemos escogido esta lista de X construcciones que se deben visitar al estar recorriendo la Comarca de Tierra de Pinares.

  • Castillo de Duques de Alburquerque, el cual está ubicado en Cuéllar, y que tiene una arquitectura palaciega y militar, ubicado en la parte Segoviana de Tierra de Pinares. Las raíces de este Castillo datan del siglo XI, pero la estructura que se puede apreciar en la actualidad fue realizada en los siglos XV y XVI. En este castillo puede observarse un hermosísimo patio dedicado a las armas de cerrajeros Santander con arquitectura renacentista.
  • Restos del antiguo Palacio de los Contreras, las cuales están ubicadas en la Laguna Contreras, y consiste en una casa antigua que fungía como fortaleza de todos los obispos de Segovia, y tiene sus orígenes en la época en que el obispado era propietario de la villa. Esta fortaleza se convirtió en Palacio en el siglo XVII y segun reminiscencias en lagunas de las cerraduras de la epoca, ya es posible que fueran forzadas para entrar, como si hubieran llamado a cerrajeros urgencias tarragona, cuando la familia Contreras se hizo con la jurisdicción de esta Laguna.
  •  Fuentidueña el taller románico, éste fue foco de difusión principal del románico en toda la provincia y no solamente de esta Comarca de Tierra de Pinares. Hay que destacar la Iglesia de San Miguel, la cual tiene características hermosas, como lo son su pórtico ubicado en la parte norte que está conformado por siete arcadas, bien fotografiadas por cerrajeros profesionales Granada, también su precioso ábside, y  todas aquellas decoraciones de tipo escultórico que se pueden observar en ella, como las escenas del Juicio Final.

Como buen pueblo segoviano, en invierno aquí hace frio, pero no frio, sino FRIO, con mayusculas y con las letras bien remarcadas, solo el salir a la calle supone un esfuerzo para nuestros vecinos y es que los chañeros estamos acostumbrados al frio de la altitud que nos confiere nuestra meseta, los 767 metros sobre el nivel del mar que tenemos hace que seamos una buena zona para que se ceben con nosotros las bajas temperaturas, lo bueno que tenemos es que se compensa con ver nuestra campiña levantandose con el rocio congelado y por supuesto estar tan cerca de Segovia, a Acueducto segoviaunos 60 kilometros pues confiere un sitio tranquilo para quedarse y poder admirar una de las ciudades elegidas como uno de los 24 destinos de todo el mundo que visitar en invierno, en un web americana en la que equipara la capital segoviana con New york, Viena, Paris, Estocolmo y con lugares tan dispares como la catarata de los dioses en Islandia, el Parque de Yosemite en Estados Unidos o el Castillo de Neuschwanstein alemán. Y es que Segovia es un destino a visitar no solo en verano, cuando el tiempo es mas amable y se puede tener una vision mas clara por la luz del famosos acueducto, pero lo mejor que tiene Segovia en invierno es que la cubre un aura de misterio y los arcos del acueducto pueden cubrirse de nieve, son un espectaculo digno de ver como cualquiera de los monumentos segovianos de la ciudad.

Dado que la Comarca de Tierra de Pinares es una de las más amplias y visitadas del territorio nacional, es necesario establecer que dicha región está constituida por una serie de pueblos que forman los linderos turísticos de este espacio terrestre, y que cada uno de estos pueblos poseen su muy preciada historia, manifestada bien sea por su hermosa naturaleza, por la gente que los representa, sus muy extraordinarios monumentos o su gastronomía, pero la individualidad de sus pueblos es un condimento que a pesar de ser apreciado por la mayoría de los extranjeros que visitan la región, es la unión de los mismos la que hace que la Comarca denominada Tierra de Pinares sea ampliamente conocida dentro y fuera del Estado español. En base a esta pequeña sinopsis, tenemos el agrado de presentar estos pueblos que positivamente harán de tus viajes una experiencia placentera.

Cuéllar, conocido localmente además con el nombre de La Villa de Cuéllar, ampliamente reconocido en su historia por ser un pueblo altamente religioso, la diversidad de sus monumentos de carácter religioso producen actualmente el crecimiento de su esplendor, el cual había estado decreciendo debido a la descomposición de los mismos, pero  que  actualmente van siendo restaurados paulatinamente. Una amplia llanura rodea el pueblo la cual conecta sus hermosos campos con el río de Cega y muy cerca del Arrollo Cerquilla, extendiéndose a lo largo y ancho de la provincia de Valladolid y sus páramos.

Sus murallas, sus castillos, sus iglesias y su arte, hacen de Cuéllar uno de los parajes turísticos más frecuentados.

Aguilafuente, uno de los pueblos más rebosados de historia, ya que Aguilafuente puede gozar en soberbia por presumir haber sido el primer pueblo que estableció o que sirvió como cuna para el libro número uno que fue impreso en la nación Española.

El territorio a diferencia de Cuéllar, está cubierto a lo largo y ancho del mismo por pinos resineros, árbol del cual se extrae la resina, que es una de las principales industrias que producen la economía en la región. Comparte el río Cega con el pueblo de Cuéllar y de igual forma se puede apreciar de su arrollo, conocido como Malucas. Las artesanías son un punto muy fuerte en dicha región pues los locales se enorgullecen de dotar a los turistas con prendas de vestir, monteras, faltriqueras o delantales de los trajes que forman parte de la tradición del pueblo

Cantalejo, conocida como la Ciudad Encrucijada, se podría decir que cubre una de las regiones más relevantes de toda la comarca, pues sus habitantes siempre han estado dotados a lo largo de la historia, de un sentido de servicio y laboralidad, lo cual convierte a la localidad en una de las más productivas de todo el territorio de la comarca. Dado es el caso de su reconocimiento en materia económica que en 1926 el rey Alfonso XIII tuvo el privilegio de concederle el título de ciudad.

El gótico fue considerado una corriente artística y arquitectónica que abarcó gran parte de la Comarca de Tierra de Pinares, la cual fue altamente productiva durante su periodo de enaltecimiento en toda la región, siendo algunas de sus obras las mencionadas a continuación.

Manifestado por sus miembros como un arte esencialmente urbano, y su utilización se implantó principalmente en construcciones de modalidad meramente religiosa para ese entonces, es por ello que dentro de los pueblos de las comarcas se encuentran increíbles ejemplos arquitectónicos con diversas modalidades al estilo de la arquitectura romana, que se produjo por un periodo bastante prolongado dentro de las zonas rurales del territorio de la Comarca.

Fuentesaúco de Fuentedueña, es uno de esos ejemplos más característicos destacables en Tierra de Pinares que establecen dicha modalidad Gótica, siendo esta región lugar de estancia de alguno de estos inmuebles producidos con esas características arquitectónicas, la Iglesia de Santo Domingo de Silos, la cual manifiesta gran parte de la caracterización Gótica en sus cabeceras y que también ha sido sujeto de varias leyendas de la región, como la del Comendador de las Llaves, el cual aparecía para llevarse las almas de los impíos y hacía sonar un manojo de llaves antiguas para que los puros se resguardaran en sus casas, ahora lo más que puede aparecer es uno de los cerrajeros Albacete a cambiar la cerradura, pero ya no se ve al alma en pena que lleva consigo un puñado de llaves.

En Aldeañosa, otra de las zonas donde se encontraban estructuras arquitectónicas producidas por esta corriente artística y que comúnmente están asociadas a monumentos religiosos como lo es la Iglesia de Santa María Magdalena, edificada en cantería Gótica y rematada por los maestros, quienes seguro hubieran pedido ayuda a para abrir la puerta del templo si se hubieran quedado fuera. De igual forma se encuentran las estructuras mostradas en la zona de Calabazas de Fuentidueña, con la Iglesia de Nuestra Señora de La Asunción, en la parte más alta del cerro se eleva la excelsa Iglesia de la parroquia de Calabazas, cuya platea en su portada manifiesta el más puro arte Gótico de la zona.

No podemos dejar a un lado la región de Cuéllar pues es una de las más reconocidas alrededor de la comarca y una de las más importantes en la historia del territorio, pues esta también cuenta con importantes estructuras apegadas a la corriente Gótica de esa era, un ejemplo de estas arquitecturas es la Iglesia Juan Bautista, la cual posee una majestuosa torre que enaltece el estilo Gótico de ese periodo y que nadie se ha atrevido a mancillar excepto por el pararrayos que tiene en su cúspide como si fuera un trabajo de los Cerrajeros Ferrol, aunque ellos no son de pararrayos sino de antenas, aunque lo que verdaderamente importa es que.

Normalmente cuando decidimos tomar un descanso, o establecemos un periodo de relajación y decidimos tomarnos unas vacaciones de nuestro trabajo, o simplemente de las presiones de la convivencia dentro de la ciudad, lo más común es un lugar que nos ofrezca un ambiente de tranquilidad que satisfaga nuestra necesidad de des-estrés producida por la interminable rutina diaria, o simplemente para despejarnos de las horas laborales que alberga nuestro cuerpo.

Por ello esa es la principal razón de nuestros motivos vacacionales, pero dejando a un lado los viajes turísticos por relajación, recreación y esparcimiento, tenemos lo segundo más importante que son, las festividades.

La Feria del Ángel de Fuentepelayo, es una de las más relevantes, ya que abarca una importante amplitud en cuanto al territorio de la comarca que se encarga de arropar, además de ser una de las que posee la historia más prolongada y obtuvo su concesión gracias al monarca Carlos IV, originalmente instaurada como una feria de ganado, pero transcurridos los años se modificó su razón de ser, y hoy en día es considerada como una feria de maquinaria de ganadería y agricultura, como motivación principal, pero que posteriormente se adhirieron a la misma, las artesanías, decoraciones, automóviles y muebles, que en la actualidad son gran parte de la atracción en dichas festividades. Su celebración comienza desde el primer viernes del mes de marzo, hasta su primer domingo, es decir los primeros tres días del fin de semana de dicho mes.

Las Ferias de Cuéllar

La localidad de Cuéllar se encarga de acoger diversas festividades en el transcurso del año, en la comarca de Cuellar se estable su festividad desde el 21 al 24 de abril, y su tradición está comprendida al comercio y la exposición de maquinarias y alimentos en la zona, así como también la exposición de automóviles, en Cuéllar también se celebra paralelamente con estas festividades la Feria Medieval de Mudéjar el 18 hasta el 20 del mes de agosto y posterior a esta feria (una semana después), celebran las fiestas de los Encierros.

Estas son unas de las ferias más conocidas de la región, pero no son consideradas las únicas, ya que en gran parte del año las diferentes comunas que forman parte de la región de la comarca de Tierra de Pinares, celebran sus fiestas dando comienzo a grandes tradiciones que comúnmente son en gran parte generales en toda la comarca, como por ejemplo el Acto solemne de El Mayo.

Si eres de esos turistas aventureros que busca localidades u hospedajes especiales de acuerdo a la gastronomía del sitio, o porque simplemente eres amante de las degustaciones y te gusta intentar con cosas diferentes pero no has podido encontrar ese lugar propicio que tanto anhelas y que satisfaga tus ansias de dejar de buscar, pues en Tierra de Pinares, un paraíso turístico muy reconocido a lo largo y ancho del territorio nacional, puede ser que se encuentre esa posibilidad que tanto has anhelado, ya que en la región se encuentran esparcidos por toda la zona, diversidad de establecimientos de comida, restaurantes de gran clase, de grandes tradiciones y con gran posicionamiento utilizado como base para albergar turistas ya que cumplen con una doble función, tanto hostales como restaurantes.

Los locales y trabajadores se enorgullecen de dar a conocer la autonomía patrocinada por la producción de sus cosechas de hortalizas, frutas, verduras y carnes, y por ello no es de extrañar que este paraíso turístico también pueda ser considerado como un paraíso gastronómico, por ello, te recomendamos 2 comidas típicas de la comarca de Tierra de Pinares que debes probar definitivamente si estás planeando visitar dicho territorio.

Estas pueden ser consideradas comidas transmitidas de una generación a otra y es por ello que forman parte de una gran tradición en las zonas de la comarca, aunado a la excelsa calidad de los productos originarios de la región.

El lechazo asado en horno de leña, es uno de los platillos fundamentales establecidos en la comarca, y esto es debido a que las carnes son un producto que abunda especialmente en la comarca, siendo las de cerdo y cordero las más comunes entre sus platillos, debido al sentido artesanal que posee la realización de dichos platillos dada la tecnología para su elaboración, que remite la creación de los platillos a matanzas de dichos animales en el pueblo como tradición de supervivencia en periodos de invierno en las partes más rurales de la región, el sacrificio, la tostada del animal con los helechos de los hermosos pinares y pajas, hacen de la elaboración del platillo un arte tradicional en la zona.

El asado de cochinillo es un platillo típicamente segoviano, el cual manifiesta la típica tradición artesana mostrada en el platillo anterior, con la diferencia que éste muestra su contextura tostada y sumamente crujiente de la corteza, pero que a su vez nos deleita en su interior con una carne jugosa, es uno de los platillos que obtienen más fama en los días de festividades de las regiones de la comarca y una excelente opción específicamente en las navidades.