Estudios recientes han demostrado que a medida que el turismo no para de crecer en distintas regiones de España, la calidad de vida de los habitantes de esas regiones no debido al brusco descenso de renta per cápita que en los últimos años. Lugares como Baleares, las islas Canarias, Almería, Castellón y Alicante han experimentado esta paradoja que supone un rico material de análisis tanto para los sociólogos como para los economistas. En datos fácticos, del 10% al 16% ha sido el descenso de la renta per cápita de las localidades anteriormente mencionadas, siendo prueba fehaciente de que el modelo de turismo en España está fracasando en cierto aspecto y es menester repararlo.

Recordemos que, al fin y al cabo, el turismo no sólo es una actividad que sirve enaltecer la cultura y los patrimonios de una nación, al mismo tiempo es una de las actividades económicas más importantes de los países que buscan generar ingresos por esta vía para la mejora de la calidad de vida de sus habitantes. Por consiguiente, lo lógico sería que, si el turismo va en aumento, las ganancias para la población también se incrementen al mismo ritmo, pero eso no es lo que sucede en España; sucede todo lo contrario y es la paradoja que está preocupando a los máximos entes del turismo español.

El economista Miquel Puig explicó recientemente esta paradoja desde el salario de los trabajadores del turismo en España, el cual es realmente bajo e impide que los ingresos per cápita de la población y que el turismo crezca mediante nuevas infraestructuras y el mantenimiento continuo de los lugares turísticos. De tal manera que se logra un aumento constante del PIB, pero también decrece la renta per cápita. Algunos se preguntarán ¿Y por qué se les paga tan poco a los trabajadores? Pues porque la ley española lo permite y porque existen muchas personas dispuestas a trabajar por un poco de dinero.

El equipo técnico de la empresa Desatascos se mostró bastante angustiado por esta situación ya que el estancamiento del progreso del país y la anulación de la prosperidad de los habitantes suponen problemas bien serios que merecen ser atacados desde las bases para ser erradicados. El turismo en España está bajo la lupa, pues el modelo que hasta ahora se ha venido cosechando no está dando resultados fructíferos y ya está comenzando a pudrirse.

Además, es menester resaltar que todas las provincias turísticas de España que están experimentado esta paradoja han crecido, en términos poblacionales, de manera considerable las últimas décadas, siendo este otro de los factores que explica el decrecimiento de la renta per cápita. Mientras más población exista, más repartida y exigua serán las ganancias. Así mismo, mientras más habitantes existan, mayor será la oferta de trabajo, menor se la demanda y exiguos serán los salarios. De esa manera se podría también explicar la paradoja que no es más que la paradoja de una economía enferma que amerita un cambio lo más pronto posible.