Chañe es una pequeña población de España que cuenta con una espléndida naturaleza con hermosa vegetación y fauna, para que sus visitantes se sientan a gusto y disfruten del lugar respirando aire puro y con una naturaleza que se presta para pasar días incomparables.

Algunas de las maravillas de la naturaleza de Chañe son los Pinares, esta hermosa tierra de pinares cuenta con miles de hectáreas las cuales puedes recorrer disfrutando de una hermosa  vegetación que hará de tu paseo el mejor, lo más característico del lugar son el pino piñonero o albar y el pino negral o resinero los cuales se expanden a lo largo de todo el lugar en forma de  anillo ofreciendo a sus visitantes una gran variedad de tonos verdes donde se acogen las aves u otros animales, y entre otras particularidades de los pinares es que en otoño puedes conseguir las deliciosas setas y degustarte con su gran sabor.

Otra de las hermosuras de la naturaleza de Chañe son las cañadas y cordeles, Chañe cuenta con una gran cantidad de cañadas y cordeles que lo envuelven, las cuales  en la antigüedad eran muy visitadas por los ganaderos pero que hoy en día pueden realizarse paseos en bicicletas, la cañada más común es la cañada real de la reina y la real de angostilla, y sobre los cordeles se encuentran el cordel del Camino Real de Valladolid, Cordel de las Carretas, Cordel de San Antonio o de los Arrieros y Cordel de Nuño-Gómez.

Chañe cuenta además con grandes zonas arboladas donde se puede pasar un gran día en familia y junto amigos porque presentan también cómodos bancos y mesas para ejercitar juegos de mesas y columpio para los más pequeños de la casa.

También encontramos muchas Lagunas y Arroyos en la naturaleza de Chañe las cuales ofrecen una hermosa fauna y flora, en algunas se puede practicar la pesca cuando es tiempo de ella y  observar además bellas aves.

Muy cerca de Chañe nos encontramos también con una hermosa cascada denominada la Pesquera donde podemos disfrutar de una impresionante naturaleza, con una cascada por donde el agua cae con abundante fuerza provocando un despampanante ruido pero relajante al mismo tiempo, así que no te puedes quedar sin disfrutar de la espléndida naturaleza de Chañe donde podrás disfrutar plenamente del aire libre y practicar además actividades como paseos a bicicleta, la pesca, el senderismo entre otros.

Tierra de Pinares es una comarca de una riqueza natural y paisajística excepcional. Los amantes de las actividades al aire libre, y muy especialmente del senderismo, encuentran aquí infinidad de espacios ideales para disfrutar de sus aficiones.

Son muchos los senderos que surcan la comarca, algunos de poca dificultad, perfectos para disfrutarlos en familia. Otros tal vez sean algo más complicados, pero siempre merecen la pena por la belleza de los parajes por los que discurren. Hay muchas rutas que se pueden realizar. Vamos a mencionar solo algunas:

  • Senda de los Pescadores: se trata de un sendero que discurre siguiendo el curso del río Cega, por una ribera sembrada de avellanos, pinos y abedules. Ideal para los amantes de la Botánica.
  • Senda de las Lagunas de Lastras de Cuéllar y Hontalbilla. En ella se recorren algunas de las lagunas de Tierra de Pinares, como la de Tenca, la de Lucía y la del Carrizal. Una ruta más que recomendable para quienes sienten pasión por la ornitología.
  • Hoces del Duratón: uno de los espacios más bellos de Tierra de Pinares. Un paraje en el que el río discurre por un hermoso cañón en el que es posible contemplar el vuelo de los buitres. En este recorrido se descubren también algunas interesantes ruinas medievales.
  • Senda El Negral: es una senda circular que se suele iniciar en San Miguel del Arroyo. En ella se descubren impresionantes pinares, bellos páramos, antiguos molinos, minas de yeso e incluso un antiguo monasterio cisterciense. Una ruta, por cierto, perfectamente señalizada, de solo 12 kilómetros y de escasa dificultad.
  • Camino de la Salinas: situado en Medina del Campo, este sendero es perfecto para realizar en familia, ya que solo tiene 4 kilómetros de longitud y lleva a un área recreativa. Además, se puede ver el Palacio de las Salinas, que funciona como balneario.

Son solo cinco rutas, bien diferentes eso sí, pero que solo sirven de ejemplo para descubrir que Tierra de Pinares es un excelente lugar para disfrutar de la naturaleza.

Chañe cuenta con una serie de tradiciones que se practican en esta hermosa población desde hace años atrás, una de ellas es la Celebración de la Minerva, la cual es una procesión que se lleva a cabo desde hace muchos años los terceros domingo del mes de los meses desde septiembre hasta junio la cual se lleva a cabo en el interior de la iglesia y en la cual se reza por lo establecido en  la bula papal que existe en la iglesia.

Otra de estas tradiciones es la Colocación del Monumento que se lleva a cabo el miércoles Santo y se retira el Viernes Santo.
La tradición del Rodar el Huevo y la Rosquilla es particular de esta provincia también, donde los niños junto a sus padres con un huevo y una rosquilla pasan dos días muy agradables llenos de diversión y tradición. ¿De qué se trata esto? Pues el lunes siguiente a la Semana Santa por la mañana los niños van con sus padres a merendar una rosquilla de palo la cual es muy característica de este pueblo; para comerla ésta se rueda hasta que se parte. Al día siguiente se decora un huevo cocido y lo ruedan por la longitud del campo para comérselo posteriormente con un huevo hecho de chocolate también.

La denominada Colocación del Mayo, es otra particular celebración la cual se realiza del 30 de Abril al Primero de mayo, y la practican los jóvenes que cumplen 18 años en ese años a los cuales ellos denominan quintos, estos jóvenes deben colocar el Mayo en un lugar céntrico y visible del pueblo, el Mayo es un alto pino al cual se le quita todas las ramas y la corteza y solo se le deja un cogollito en la cumbre del pino, todos los quintos deben ir esa noche al lugar del pueblo y plantar su Mayo, siendo observados por todos los que viven en el pueblo y cantando todos “Arriba Mayo” normalmente uno de los jóvenes debe subir hasta uno de los pinos y decorarlo con naranjas, una vez culminado el acto el sacerdote brinda la Bendición.
La tradición de Las Pegueras también es particular de Chañe la cual se lleva a cabo para que los más jóvenes comprendan esta valioso labor de manera fácil, esta consiste en quemar la resina de las pegueras las cuales son construcciones de ladrillo cubiertas de barro, para de esta manera obtener la pez, la cual sirve para impermeabilizar.

De esta manera conoces ahora un poco sobre las famosas tradiciones de Chañe, las cuales suelen ser divertidas, educativas, y que tienen participación tanto por los más pequeños de la casa, los padres y los jóvenes del pueblo, ven y visita para que tú también seas partícipe de estas exclusivas tradiciones y así conocer cada vez más sobre el mundo entero.

Una joya de la arquitectura mudéjar. Un tesoro artístico que nos traslada directamente a la época medieval, a un periodo histórico convulso pero apasionante. Así es el castillo de Coca.

El castillo se construyó a mediados del siglo XV en un espacio singular: sobre un meandro del río Voltoya y justo en la desembocadura del río Eresma. Justo en ese punto se crea una pequeña elevación que permitía la observación del entorno por encima de los pinares que rodean el castillo.

cocaAlonso de Fonseca y Acevedo, señor de las tierras y sobrino del obispo de Ávila, fue quien ordenó la construcción del castillo. Un edificio de carácter defensivo, pero en cuyo interior se cuidaron todos los aspectos para darle un aire más palaciego, perfecto para recepciones y homenajes, como de hecho, ocurriría en la época de los Reyes Católicos.

Un castillo que incluso funcionó como prisión. Y en ella estuvo encarcelado, entre otros el duque de Medina Sidonia. En el siglo XIX, durante la invasión francesa, el castillo fue saqueado. Y ya a mediados del siglo XX fue restaurado para convertirlo en una escuela de capacitación forestal.

Aunque prácticamente todo el mobiliario original y las piezas decorativas fueron subastadas hace más de un siglo, la visita al castillo de Coca vale la pena. Una visita que lleva a la capilla mudéjar del siglo XVI, a la fantástica torre del homenaje y a varias salas restauradas para dar una idea del esplendo del castillo en la Edad Media.

El foso que rodea el castillo no se puede visitar, un foso, como no podía ser de otra manera, con un puente levadizo. Típico, como lo son las mazmorras, que sí están abiertas al público.

El castillo de Coca es un edificio magnífico que merece una visita para conocer un poco mejor algunos de los episodios destacados de la historia de Castilla y León.