Chañe se encuentra en un lugar privilegiado, ya que desde este pueblo se pueden hacer fantásticas excursiones a localidades muy relevantes en la historia y con unos atractivos innegables.

Así, a pocos kilómetros de Chañe encontramos tres pueblos que merecen una visita por su elevado interés histórico y artístico. Vamos a hacer una breve mención de cada uno de ellos:

Cuéllar: visitar esta localidad es como realizar un viaje al pasado. Una villa medieval que aún conserva todo su sabor añejo. De ella merece la pena visitar el castillo de los duques de Alburquerque, un magnífico edificio que ya aparece documentado en el año 1306.

¿Qué más se puede visitar? Las murallas, de las más importantes de Castilla y León; la iglesia de San Martín, con sus tres naves; la puerta de San Basilio y la de San Andrés o el Parque Arqueológico de San Esteban, entre otros muchos lugares de interés.

Íscar: otra localidad que bien merece una visita. De ella podemos destacar un magnífico castillo, levantado en un cerro desde el que se domina el pueblo y kilómetros de pinares de lo rodean. Un edificio que aún conserva partes del siglo XIII, aunque buena parte de lo que hoy conocemos se debe a las obras de mejora y ampliación que en él se realizaron en el siglo XV.

Otro lugar para disfrutar es el Museo Marienma, célebre bailarina y coreógrafa cuya familia era de este municipio. La artista cedió una colección de 150 trajes que utilizó en sus representaciones, además de castañuelas, figurines y todo tipo de objetos personales y premios. Todo un homenaje a la danza española.

Olmedo: aquí espera al visitante un lugar de cuento, el Parque Temático del Mudéjar de Castilla y León. Un recinto en el que se pueden contemplar bellísimas maquetas, en realidad réplicas a escala perfectas, de diversos monumentos de la comunidad, desde el castillo de la Mota al de Coca, desde la iglesia de San Miguel de Olmedo a la de San Juan Bautista en Fresno el Nuevo.

No existe una experiencia turística si ésta no está acompañada de una novedad gastronómica, lo cual no quiere decir en todo momento la degustación de platillos completamente extraños al paladar propio, sino que puede ser una experiencia tan simple y novedosa como probar nuevos toques y ángulos a los platos de siempre.

Sea cual sea la expectativa del turista en Segovia, seguramente será cumplida con creces pues esta provincia tiene un amplio reconocimiento por su gastronomía y es que ésta es uno de los principales atractivos que tiene Segovia. La cocina Segoviana está impulsada por la agricultura y la ganadería propia de esta provincia peninsular, y es en los fogones donde se puede apreciar la mejor versión gastronómica ofrecida en Segovia.

Entre los platos más populares de esta provincia podemos encontrar los siguientes:

  • Cochinillo segoviano: gracias a la ganadería que se da en la zona en la cual se destaca la cría de cerdos se ha originado este plato que es tradición de la provincia. Es una marca de garantía de la Comunidad Autónoma y se prepara exclusivamente en Segovia. Para la realización de este plato tan típico se cuida hasta las granjas donde son criados los cochinos, cuya producción está protegida.
  • Chorizo de Cantimpalos: esta variedad del chorizo se empezó a preparar en Cantimpalos, una reconocida localidad de Segovia, y a día de hoy es un alimento protegido en la Comunidad Autónoma. Se estima que este chorizo empezó a hacerse al empezar el siglo veinte y en tan sólo veinte años comenzó a exportarse.

El Ponche de Segovia: este es un postre muy antiguo realizado en esta provincia de Segovia y está altamente arraigado en el gentilicio de la misma. Para elaborarlo se sigue con un procedimiento bastante tradicional, en primer lugar haciendo un bizcocho con una figura rectangular, el cual se hace con azúcar, harina y huevos, y después es rociado con un jarabe compuesto con azúcar y agua, y es rellenado con una típica crema pastelera siendo después cubierto con una finísima capa hecha con mazapán.

Hablar de Tierra de Pinares, nos evoca a una hermosa comarca situada en Segovia España, al norte, siendo totalmente una ciudad autónoma de Castilla y León, provincia de Soria y Burgos, al norte colindante con La Rioja.

gfPrecisamente, bellos pinares rodean a la comarca, de ahí su nombre, y con justa razón, ya que son tantos y tan hermosos, que encierran un lugar verdaderamente mágico y lleno de tranquilidad, amable y cálida, que nos ofrecen un recorrido por tierras pinares, de lo más enriquecedor e interesante, y al mismo tiempo, es un lugar para pasar unos días totalmente alejados del bullicio, de la ciudad, excelente para quienes pasean en pareja, lleno de calma e intimidad, los Pinares es considerada la más hermosa comarca, por su aire puro y sus siempre verdes pastizales.

Hospedarse en los Pinares, resulta ser bastante económico, existen hoteles de excelente calidad, a precios accesibles, y de igual manera existen posadas, y hostales muy íntimos y muy reconocidos, mucho más económicos, pero llenos de tradición y belleza.

Tierra de Pinares, cuenta con una exquisita gastronomía, ya que haciendo uso de sus inmejorables piñones, los ciudadanos de la comarca, preparan los más deliciosos platillos a base de este fruto, así como los más delicados postres y mazapanes de piñón, turrones y hojaldres bañados en miel deliciosos manjares, llenos de tradición y sabor, todos los confiteros de la comarca trabajan con todo ímpetu para ofrecer estos dulces, que son característicos de la región, y viajan por todo el mundo como uno de los símbolos más emblemáticos de la comarca.

Pero de igual manera se ofrece al turismo una gastronomía de vanguardia, y de excelente calidad, Tapas, y Tostas de inmejorables sabores  invaden a la comarca, y satisfacen a los turistas de todo el mundo que hacen de su estadía en los Pinares, su más bella y deliciosa experiencia.

Si estas en los Pinares, es visita obligada a los Castillos e Iglesias que se conservan en excelente estado de mantenimiento, y nos ofrecen un paseo lleno de historia, tradición y romanticismo, rodeado del más hermoso paisaje jamás encontrado en alguna otra comarca.