Como buen pueblo segoviano, en invierno aquí hace frio, pero no frio, sino FRIO, con mayusculas y con las letras bien remarcadas, solo el salir a la calle supone un esfuerzo para nuestros vecinos y es que los chañeros estamos acostumbrados al frio de la altitud que nos confiere nuestra meseta, los 767 metros sobre el nivel del mar que tenemos hace que seamos una buena zona para que se ceben con nosotros las bajas temperaturas, lo bueno que tenemos es que se compensa con ver nuestra campiña levantandose con el rocio congelado y por supuesto estar tan cerca de Segovia, a Acueducto segoviaunos 60 kilometros pues confiere un sitio tranquilo para quedarse y poder admirar una de las ciudades elegidas como uno de los 24 destinos de todo el mundo que visitar en invierno, en un web americana en la que equipara la capital segoviana con New york, Viena, Paris, Estocolmo y con lugares tan dispares como la catarata de los dioses en Islandia, el Parque de Yosemite en Estados Unidos o el Castillo de Neuschwanstein alemán. Y es que Segovia es un destino a visitar no solo en verano, cuando el tiempo es mas amable y se puede tener una vision mas clara por la luz del famosos acueducto, pero lo mejor que tiene Segovia en invierno es que la cubre un aura de misterio y los arcos del acueducto pueden cubrirse de nieve, son un espectaculo digno de ver como cualquiera de los monumentos segovianos de la ciudad.

Segovia es una ciudad española capital de la provincia del mismo nombre, situada en la confluencia de los ríos Eresma y Clamores, al pie de la sierra Guadarrama. Se encuentra en el interior de la península ibérica cerca de Madrid y Valladolid lo que hace que esta sea una ciudad de fácil acceso.

SegoviaEs una ciudad con una geografía muy llamativa, ya que al sur pueden encontrarse cumbres y relieves, pueden conseguirse puertos y al norte páramos y llanos.  Sus principales actividades económicas son la industria metalúrgica y la alimentaria, producto de sus fértiles tierras, además son una región famosa por sus embutidos, debido a que el cerdo es la principal oferta en cuanto a carnes se refiere; de los ríos se obtiene la trucha de la que resultan exquisitos platillos dependiendo de la temporada y además de esto la madera; la construcción y sus materiales. Todo esto acompañados del vino de elaboración propia y que son muy reconocidos en el territorio nacional.

Debido a su geografía esta localidad forma parte de la ruta del camino de Santiago lo que la hace muy atractiva turísticamente convirtiéndola en su principal actividad económica, puesto que goza de un gran número de visitantes anualmente. Gracias a esto están en funcionamiento numerosas vías de acceso que permiten la entrada de turistas del interior del país (como los cerrajeros Valencia) como extranjeros en los que se encuentran algunos actores de cerrajeros Valencia que no vamos a nombrar.

En vista de que el turismo es una destacable fuente económica han aprovechado los lugares más resaltantes de la ciudad, de los cuales sobresale el acueducto romano de Segovia declarado patrimonio de la humanidad en el año 1985. Así como la ciudad vieja de Segovia que enmarca el casco antiguo donde se observa una gran cantidad de edificaciones históricas civiles y religiosas, no sólo católicas sino también judías, lo que brinda evidencia de la gran diversidad cultural de la ciudad. Además de esto se puede conseguir una gran cantidad de iglesias, plazas y construcciones civiles que datan de siglos atrás, así como también un patrimonio inmaterial muy importante para los habitantes de esta región.

Dado que la Comarca de Tierra de Pinares es una de las más amplias y visitadas del territorio nacional, es necesario establecer que dicha región está constituida por una serie de pueblos que forman los linderos turísticos de este espacio terrestre, y que cada uno de estos pueblos poseen su muy preciada historia, manifestada bien sea por su hermosa naturaleza, por la gente que los representa, sus muy extraordinarios monumentos o su gastronomía, pero la individualidad de sus pueblos es un condimento que a pesar de ser apreciado por la mayoría de los extranjeros que visitan la región, es la unión de los mismos la que hace que la Comarca denominada Tierra de Pinares sea ampliamente conocida dentro y fuera del Estado español. En base a esta pequeña sinopsis, tenemos el agrado de presentar estos pueblos que positivamente harán de tus viajes una experiencia placentera.

Cuéllar, conocido localmente además con el nombre de La Villa de Cuéllar, ampliamente reconocido en su historia por ser un pueblo altamente religioso, la diversidad de sus monumentos de carácter religioso producen actualmente el crecimiento de su esplendor, el cual había estado decreciendo debido a la descomposición de los mismos, pero  que  actualmente van siendo restaurados paulatinamente. Una amplia llanura rodea el pueblo la cual conecta sus hermosos campos con el río de Cega y muy cerca del Arrollo Cerquilla, extendiéndose a lo largo y ancho de la provincia de Valladolid y sus páramos.

Sus murallas, sus castillos, sus iglesias y su arte, hacen de Cuéllar uno de los parajes turísticos más frecuentados.

Aguilafuente, uno de los pueblos más rebosados de historia, ya que Aguilafuente puede gozar en soberbia por presumir haber sido el primer pueblo que estableció o que sirvió como cuna para el libro número uno que fue impreso en la nación Española.

El territorio a diferencia de Cuéllar, está cubierto a lo largo y ancho del mismo por pinos resineros, árbol del cual se extrae la resina, que es una de las principales industrias que producen la economía en la región. Comparte el río Cega con el pueblo de Cuéllar y de igual forma se puede apreciar de su arrollo, conocido como Malucas. Las artesanías son un punto muy fuerte en dicha región pues los locales se enorgullecen de dotar a los turistas con prendas de vestir, monteras, faltriqueras o delantales de los trajes que forman parte de la tradición del pueblo

Cantalejo, conocida como la Ciudad Encrucijada, se podría decir que cubre una de las regiones más relevantes de toda la comarca, pues sus habitantes siempre han estado dotados a lo largo de la historia, de un sentido de servicio y laboralidad, lo cual convierte a la localidad en una de las más productivas de todo el territorio de la comarca. Dado es el caso de su reconocimiento en materia económica que en 1926 el rey Alfonso XIII tuvo el privilegio de concederle el título de ciudad.

El gótico fue considerado una corriente artística y arquitectónica que abarcó gran parte de la Comarca de Tierra de Pinares, la cual fue altamente productiva durante su periodo de enaltecimiento en toda la región, siendo algunas de sus obras las mencionadas a continuación.

Manifestado por sus miembros como un arte esencialmente urbano, y su utilización se implantó principalmente en construcciones de modalidad meramente religiosa para ese entonces, es por ello que dentro de los pueblos de las comarcas se encuentran increíbles ejemplos arquitectónicos con diversas modalidades al estilo de la arquitectura romana, que se produjo por un periodo bastante prolongado dentro de las zonas rurales del territorio de la Comarca.

Fuentesaúco de Fuentedueña, es uno de esos ejemplos más característicos destacables en Tierra de Pinares que establecen dicha modalidad Gótica, siendo esta región lugar de estancia de alguno de estos inmuebles producidos con esas características arquitectónicas, la Iglesia de Santo Domingo de Silos, la cual manifiesta gran parte de la caracterización Gótica en sus cabeceras y que también ha sido sujeto de varias leyendas de la región, como la del Comendador de las Llaves, el cual aparecía para llevarse las almas de los impíos y hacía sonar un manojo de llaves antiguas para que los puros se resguardaran en sus casas, ahora lo más que puede aparecer es uno de los cerrajeros Albacete a cambiar la cerradura, pero ya no se ve al alma en pena que lleva consigo un puñado de llaves.

En Aldeañosa, otra de las zonas donde se encontraban estructuras arquitectónicas producidas por esta corriente artística y que comúnmente están asociadas a monumentos religiosos como lo es la Iglesia de Santa María Magdalena, edificada en cantería Gótica y rematada por los maestros, quienes seguro hubieran pedido ayuda a para abrir la puerta del templo si se hubieran quedado fuera. De igual forma se encuentran las estructuras mostradas en la zona de Calabazas de Fuentidueña, con la Iglesia de Nuestra Señora de La Asunción, en la parte más alta del cerro se eleva la excelsa Iglesia de la parroquia de Calabazas, cuya platea en su portada manifiesta el más puro arte Gótico de la zona.

No podemos dejar a un lado la región de Cuéllar pues es una de las más reconocidas alrededor de la comarca y una de las más importantes en la historia del territorio, pues esta también cuenta con importantes estructuras apegadas a la corriente Gótica de esa era, un ejemplo de estas arquitecturas es la Iglesia Juan Bautista, la cual posee una majestuosa torre que enaltece el estilo Gótico de ese periodo y que nadie se ha atrevido a mancillar excepto por el pararrayos que tiene en su cúspide como si fuera un trabajo de los Cerrajeros Ferrol, aunque ellos no son de pararrayos sino de antenas, aunque lo que verdaderamente importa es que.